//Escenario económico segundo semestre 2017 y 2018

Escenario económico segundo semestre 2017 y 2018

 

“Hoy en día es fundamental observar la dinámica económica no sólo de nuestro país, sino también a nivel mundial para tomar decisiones que nos permitan desarrollar nuestras empresas o actividades productivas.”

Analistas económicos y financieros han señalado diversos escenarios nacionales e internacionales que influyen en la actividad económica los cuales les comparto a continuación:
En el ámbito internacional, observamos que la economía siguió recuperándose durante el primer semestre del 2017, impulsada por el repunte de la inversión y de la actividad industrial. Indicadores prospectivos sugieren que esta tendencia de crecimiento global podría persistir y se espera que continúe el proceso gradual de normalización de la política monetaria en algunos de los bancos centrales de países avanzados.

Con respecto a los Estados Unidos, los pronósticos de crecimiento del PIB apuntan a una recuperación en el segundo semestre de este año, después de la desaceleración observada durante el primer semestre. Estas proyecciones se han revisado a la baja por mayor debilidad de la inversión y de las exportaciones netas.

También se espera que el consumo privado en nuestro vecino del norte repunte ante la con nua mejoría del empleo y los elevados niveles de confianza y riqueza de los hogares americanos. Durante el periodo abril-mayo de 2017, la producción industrial de Estados Unidos mostró una tendencia creciente. Por otra parte, la producción manufacturera mantuvo una trayectoria positiva, a pesar del retroceso que se registró en mayo como resultado de la caída en la producción de vehículos y autopartes.

El mercado laboral en Estados Unidos continuó fortaleciéndose en el segundo semestre del año. De igual forma, la generación de empleo se ha moderado, pero su ritmo de expansión es superior a lo que se requiere para absorber el crecimiento de la fuerza laboral.

Para las economías emergentes, la actividad económica también se ha venido recuperando, aunque de manera heterogénea. En lo que va del segundo trimestre se registró una recuperación en la mayoría de las economías de América Latina, así como un crecimiento relativamente sólido en Europa Emergente.

Además, se observa una desaceleración en algunas economías de Asia. En China, los indicadores de actividad económica apuntan a una desaceleración gradual durante la segunda parte del año por menores es mulos fiscales y monetarios, todo esto en un contexto de importantes riesgos financieros.

En el tema de las materias primas los precios de éstas continuaron, en general, presentando una disminución en las úl mas semanas. Los precios del petróleo continuaron cayendo y alcanzaron niveles mínimos en lo que va del año, debido principalmente al lento proceso de desacumulación de inventarios globales ante el incremento en la producción de países como Estados Unidos, Libia y Brasil.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía mundial puede crecer en el 2017 un 3.5 por ciento (2016 fue de 3.1 por ciento). Para China se prevee un 6.58 por ciento (2016 fue de 6.70 por ciento), para Estados Unidos 2.31 por ciento (2016 fue 1.61 por ciento), para Japón se espera 1.24 por ciento (2016 fue 1 por ciento), y para Alemania un crecimieto de 1.63% (2016 fue 1.77por ciento).

En lo que respecta a México, en lo que va del presente sexenio el PIB total ha crecido a una tasa promedio anual de 2.18 por ciento, mientras que el de la industria manufacturera un 2.46 por ciento.

En cuanto al tipo de cambio, hemos visto que lo que suceda con éste dependerá más de lo que se manifieste en el resto del mundo que de lo que pase en el país. La política monetaria implementada por el Banco de México ha tenido poco impacto en el precio del dólar, pero si ha endurecido las condiciones crediticias para el gobierno, empresas y familias.

Cabe señalar que el tema más importante actualmente en la política económica de México es la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); su resultado será determinante para el desarrollo económico y social de nuestra nación.

Para este 2017 se espera un crecimiento económico inferior al observado en el 2016 (2.3 por ciento contra el 2 por ciento). Además se frenará el consumo y la inversión y las exportaciones serán el motor del crecimiento. El dólar con nuará volátil, esperandose un nivel cercano a 18.70 pesos a finales de año; aunque dependerá de política monetaria en Estados Unidos y de la renegociación del TLCAN.

El tema de la deuda del sector público seguirá pesando en el ánimo de los inversionistas y debilitando al peso. La tasa de interés objetivo del Banxico podría llegar hasta 7.50 por ciento a finales de año, generando una mayor presión a finanzas públicas por el aumento en el pago de intereses de la deuda externa (el costo financiero podría llegar a 700 mil millones de pesos). Los empresarios continuarán viendo erosionados sus márgenes de utilidad, lo que presiona negativamente la inversión productiva.

El petróleo continuará con precios en torno a los 40-45 dólares por barril, lo que presionará finanzas públicas y el tipo de cambio.

Amigas y amigos empresarios, en el caso específico del sector calzado, una de las mayores problemáticas que enfrentamos es la pérdida de la rentabilidad, ya que los fabricantes no hemos podido repercutir los aumentos de los insumos en el precio de nuestros productos, prinicpalmente por la presión que ejercen los comercializadores.

Con toda la información anterior debemos ser cautelosos en nuestras proyecciones de crecimiento, pero sobre todo generar estrategias que nos permitan enfrentar los escenarios económicos en un año electoral como lo será el 2018.